20 octubre 2015

Un Montilla irreconocible

Nuevo empate para nuestro equipo en la jornada del domingo. Con demasiados claroscuros, los de Algaba y Reyes desaprovecharon la ventaja en el marcador y una abrumadora superioridad numérica, con hasta tres jugadores menos en una fase del choque estuvo su rival, cediendo así tablas a un tanto.




De este modo, el partido comenzó de cara para los montillanos, anotando Sergio Romero al minuto de juego el uno a cero. Una jugada entrelíneas de Tete dejaba un balón dentro del área a Sergio que, con un lanzamiento raso, mandó el esférico al fondo de las mallas pegado al poste izquierdo de la portería visitante.

El tanto permitió observar a un equipo fluido en la medular, ensanchando el campo gracias a las incursiones de los laterales y firme en la recuperación de balón, merced al gran trabajo realizado por Rafa Jiménez. Manolo Ruz, a los 8 minutos juego, conseguía un nuevo tanto que el colegiado anuló por fuera de juego.



Un lanzamiento de Sergio Romero que bloquea con dificultad Rafa, cancerbero visitante, así como un disparo de Manolo Ruz que acabó en córner, serían las mejores ocasiones para el cuadro vinícola para ampliar la ventaja.

Entre medias, Gabri, con un lanzamiento desde fuera del área que se marchó pegado al palo izquierdo, tuvo la primera para los capitalinos. Sin tiempo para más, y con el control de la situación por parte local, nos marchábamos al descanso.

Tras el paso por vestuarios, la imagen cambió por completo. Unos primeros minutos de pausa y toque de balón con criterio, dieron paso a un fase de miedo que se apoderó de los auriverdes. Las líneas comenzaron a retrasarse y las imprecisiones se multiplicaron. Fruto de esta situación, El Higuerón comenzó a creer en sus posibilidades.

Con todo ello, las expulsiones de tres jugadores visitantes, el primero por golpear la cara de Manolo Luque en una disputada y dos de ellos de manera consecutiva tras menospreciar la actuación arbitral, dejaban un panorama favorable. Manolo Ruz, en un contragolpe, a punto estuvo de anotar el tanto de la tranquilidad, no obstante, su lanzamiento fue mandado a córner por el guardameta.



Sin embargo, la línea de despropósitos por parte vinícola culminó con la expulsión de Jesús del Moral, tras realizar una falta cuando Rueda encaraba la portería y el gol, instantes después, del propio Rueda con un perfecto lanzamiento de falta desde media distancia ante el que Manolo no tuvo opción. Corría el minuto 85 de juego.

Ya en el descuento, los intentos en busca de la victoria se transformaron en balones en largo y juego directo que apenas se tradujo en peligro alguno, a excepción de un cabezazo de Paco Ruiz que la defensa sacó en boca de gol.



Así, los de Antonio García aguantaron las últimas acciones de peligro de nuestro equipo y disputado el tiempo añadido, el colegiado señalaba el final. Con doce puntos, y tres jornadas consecutivas sin conocer la victoria, la próxima visita a Bujalance, se presenta como un partido clave para mejorar el aspecto de nuestro equipo que tras un comienzo fulgurante en la competición,  se ha alejado en estas últimas jornadas de su ideal de juego.

Montilla C.F 1-1 C.D El Higuerón

Montilla C.F: Manolo, Antonio Luque (Javi Albornoz, m.67), Paco Hierro, Manolo Luque, Jesús del Moral, Joseda, Tete, Paco Ruiz, Manolo Ruz, Rafa Jiménez (Carlos Arce, m.75) (Luis García, m.86) y Sergio Romero (Emanuelle, m.54).

C.D El Higuerón: Rafa, Infante, Marc, Rojas, Herrerías, Lolo, Juanillo (Óscar, m.46), Manu (Cris, m.89), Montenegro (Fafi, m.89), Rueda y Gabri (Fale, m.73).

Goles: 1-0 Sergio Romero (m.1); 1-1 Rueda (m.85).

Árbitro: Rada Arroyo, del colegio cordobés. Amonestó por parte local a Rafa Jiménez, Manolo Luque, Antonio Luque, Javi Albornoz y Carlos Arce, siendo expulsado Jesús del Moral por roja directa (m.84). En el cuadro visitante, los amonestados serían Lolo, Rojas, Rafa, Herrerías y Maikel, expulsando el colegiado a Óscar (m.49) y Herrerías (m.79) por roja directa, y a Lolo (m.79) y el entrenador Antonio García (m.63), por doble amarilla.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada del grupo cordobés de la Segunda Andaluza, disputado en el Estadio Municipal, ante unos 250 espectadores. En los prolegómenos del encuentro, se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de un familiar del jugador vinícola Miguel Ángel.